>> De profesor a teletutor

  

Nuestros nuevos formadores comparten, en muchos aspectos, las funciones del tutor presencial tradicional. Si bien, éstas se han visto aumentadas y modificadas por el entorno específico en el que se desarrolla la formación virtual. En este sentido, el teletutor debe ser un experto en el objeto de estudio y dominar los aspectos relacionados con la enseñanza a distancia, especialmente la que se imparte a través de la Red. Entre las funciones más importantes destacamos las siguientes.

Realizar un seguimiento diario del alumno adaptando la formación a las características particulares de los participantes en cuanto a sus conocimientos previos, motivaciones, disponibilidad y ritmo de aprendizaje.

Resolver las posibles dudas surgidas del estudio de los contenidos del curso.

Motivar y moderar el trabajo en grupo.

Realizar evaluaciones individuales y globales de las actividades realizadas.